jueves, 8 de septiembre de 2016

Sobreviviendo al Erasmus #3: “Blitz und Weiß”

2 de septiembre (Parte II)

Al ritmo de Nickel Back y Linkin Park, Steffi y yo dejamos mi cuartito como los chorros del oro. Acabamos cansadas y muertas de calor, pero el trabajo mereció la pena: ¡ha quedado como los estupendo, parece otro cuarto!

Nos dimos un descanso, en el que me duché y me relajé para hacer acopio de fuerzas y salir por la noche. A las 8.30 nos reunimos en la puerta de la residencia los mismos que quedamos aquella mañana. Al grupo se unió Silvia, otra adoptada más de Steffi. Ingenua de mí, manteniendo la hora española, no cené antes de nuestra salida. Así que buscamos un lugar para alimentarme, que resultó ser el CONTINUUM.


Os cuento: el CONTINUUM forma parte de una cadena (DIE BAUSATZLOKALE) muy famosa en Graz, pues hay al menos 7 bares como este. La particularidad que tienen es que son muy económicos y la mecánica a la hora de pedir la comida es muy original. Hay unos papelitos de colores en las mesas, y a cada uno de ellos se les asigna un plato distinto: pizza, tostada, hamburguesa, pasta, carne al grill, Pfandl (una especie de pasta hecha de huevo, que está riquísima), tostas, Eierspeis (supongo que será algo con huevo, pero aún no lo he averiguado), desayunos y snacks, Offenkartofeel (traducción literal = patatas abiertas), gofres, y lo más chulo: un cocktel con diferentes tipos de alcohol, siropes de sabores, y zumos y refrescos.


Una cosa muy típica de Austria es el Weisswein (vino blanco), que está bastante bien por Graz. Es más barato que una cerveza, y para acompañar la comida (seguí la recomendación de Steffi y pedí Pfandl) entra perfectamente.


Tras eso fuimos a dos pubs diferentes: cuyas bebidas no fueron menos exóticas, pero de las cuales no tengo ninguna imagen. La primera que tomé era una especie de jugo de frutas del bosque con los propios frutos, impregnados de ginebra. Sabor refrescante, dulce pero no empalagoso. Lo segundo, té matcha con vodka. Nunca había probado este té, pero con alcohol y un par de hielos hace una mezcla estupenda. En los pubs de Austria las bebidas más rentables que puedes tomar son las cervezas (las pintas rondan 3,5 euros) y el vino (aproximadamente 2,80 euros), porque los cócteles y las bebidas más especiales salen mucho más caras, así que es mejor reservarlas para una salida especial.

(Steffi & Jacob)

Pero como era mi segundo día en Graz y no es que tuviese el ánimo por las nubes, decidí darme un lujo, relajarme... y pasarlo bien.


Cuando hablé por teléfono aquella noche, me sentía algo rara porque no estaba hablando inglés. Cosas del erasmus. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario